La Enseñanza para Colorar el Proceso

Artículo por Mtro. Gregorio Marcelo López López

Hablar de la pedagogía es enamorarse cada vez más sobre un proceso interminable de logros y alcances, de una metodología que no termina de perfeccionarse ante los múltiples contextos en la que se desarrolla, además de ser una muestra de la complejidad del proceso de aprendizaje del ser humano en sus diferentes campos de desarrollo. Realmente es una labor de alta dificultad mostrar un procedimiento que pueda mencionar como la ciencia pedagógica soluciona hechos sociales en el ámbito educativo.

La pedagogía moderna pretende tener una visión diferenciadora, incluyente ante las múltiples capacidades y habilidades del educando, donde ningún tipo de inteligencia sea desperdiciada, y por el contrario se encuentre sumada homogéneamente ante la solución de problemas de la vida cotidiana o soluciones ante complejos problemas sociales que tanto se expresan en la actualidad, son un hecho recurrente en los escenarios educativos encontrarse con conductas y actitudes que estereotipan su proceso educativo, sin embargo es labor del pedagogo romper esas barreras prejuiciosas habituales.

En los primeros años, se fomenta el juego libre, la creatividad, trabajando en todo tipo de artes para que los estudiantes puedan expresar sus emociones por medio del proceso sensoriomotor.

Los sentidos son fundamentales en la percepción del proceso, a pesar de conocer el nivel de avance de las habilidades de desigual manera, es posible considerar la autonomía del aprendizaje sobre un solo estilo perceptivo.

El PEA (Proceso de Enseñanza Aprendizaje), se caracteriza por la ausencia de libros de texto, ya que los propios alumnos construyen sus materiales, y suelen ser artísticos y muy elaborados.

Para impartir las asignaturas se abordan temas específicos durante cuatro semanas, luego descansan esa asignatura para trabajar con la siguiente, correspondiente a un proceso continuo del aprendizaje, de esta manera se crea una transversalidad de los contenidos de una manera sensible y natural.

Al principio de las clases el profesor (asesor, facultado, guía), saluda a cada niño de manera individual y luego un saludo en general, continuo de una lluvia de ideas para compartir experiencias de su vida cotidiana, involucrándolos a la creación de un ambiente de aprendizaje nuevo por día.

Todo el contenido se aprende de manera conceptual, mediante la parte rítmica (flauta, canciones, etc.) se aprende desde el movimiento, por ejemplo, el uso de multiplicaciones con actividades lúdicas de palmadas, marchas, lanzar objetos, entre otros.

El mismo docente acompaña a los niños durante varios años, para conocer bien a cada joven y poder percibir de cerca qué es lo que cada uno de ellos necesita para aprender a aprender, teniendo en cuenta las capacidades individuales.

Algunas actividades que se proponen de acuerdo con algunos colegios actuales que han colocado su educación en la mirada de Steiner, aun siendo absorbidos forzosamente por el sistema educativo que los rige, han sobrevivido con ejercicios como huevos pintados y colgados, trazos, líneas, carteles de cuidados. Pinturas, escenografías, colecciones, anexando todos los proyectos en un estante de evidencia, trabajando sobre proyectos, exposiciones de temas, semanas de la ciencia, o temas.

La pedagogía Waldorf es considerada un sistema educativo alternativo al sistema que nos rige, es un granito mercadotecnita más, aunado a aquellos colegios que miran al arte educativo como un servicio.

La pedagogía Waldorf es un ícono esencial o por lo menos debe considerarse como tal, ante la gran desigualdad educativa que existe en estos contextos, la historicidad educativa se encuentra marcada en errores tras errores.

El objetivo es que cada niño y niña despliegue su propia individualidad con ayuda de sus talentos y apoyándolo en sus dificultades.

Se procura un desarrollo completo del ser potencial del niño y niña, por ello se trabaja tanto en su conocimiento como en su familia. Creando nuevos contextos que fortalece su inteligencia emocional, sirviendo como base en la reconstrucción de su entorno educativo, mirando la educación como un proceso lúdico y funcional para su vida cotidiana.

“El mayor beneficio es que llegue a tener fuerza y criterio en la vida para guiarse a sí mismo con autonomía y de forma solidaria”.
Steiner R.

Los pilares educativos que fortalecen la reconstrucción del medio natural educativo y claves principales de un arte en el desempeño de la pedagogía Waldorf es Ser, hacer, convivir, aprender. La pedagogía Waldorf pretende dejar la tecnología, ya que representa una limitante a nuestras capacidades y un círculo cerrado a nuestro contexto “Dejar de ser controlado por la tecnología de hoy”.

“en algunos países es difícil implantar este tipo de educación, ya que requiere de una base social inquieta hacia este desarrollo humano verdadero”
Antonio Malagón Europa-Centro-Norte

Elba

Maestro en Educación Gregorio Marcelo López López
Catedrático en la Universidad Ejecutiva del Estado de México